Cuando la mesoterapia se aplica a nivel facial, hablamos de mesolifting. Esta técnica consiste en una serie de microinyecciones muy superficiales, mediante las cuales se incorporan a nuestra piel sustancias regeneradoras, tensoras, hidratantes y nutritivas. De esta manera aportamos a la piel una mejor circulación, oxigenación y por lo tanto le otorgamos juventud.

Indicado para realizar un rejuvenecimiento facial y tratar arrugas leves, el mesolifting genera cambios profundos en la salud de la piel. 

Otra variante es el microneedling facial, en el que se utiliza un sistema de micropunción múltiple, sobre todo para el tratamiento de cicatrices y marcas de acné.

 

Se utiliza un dispositivo con 11 microagujas que destruye la superficie superior cicatrizada que afea la piel.

Al realizar sucesivas micropunciones sobre la epidermis provoca que esta sea regenerada. Al crearse nuevo colágeno formará, de nuevo, la capa córnea cutánea tendrá una mejor textura, una suavidad especial y un tono más sonrosado.

Mesolifting y microneedling facial